Mariano Medina no necesita presentación. “Malevo” es palabra autorizada en el desarrollo de la actividad náutica y subacuática, pionero y precursor del buceo y cuidado ambiental del Golfo Nuevo.
En el arranque del nuevo año destaca el logro que ha significado la cesión de tierras por parte de la Municipalidad de Puerto Madryn al Club Náutico Atlántico Sud en la zona de la Playa Kaiser. “La dársena sigue siendo el gran objetivo”, reflexiona. No sabe si la verá, pero no tiene duda alguna que se concretará y “representará un rotundo progreso” para la ciudad.
“Es increíble ver como en pocos años se ha incrementado tanto la cantidad de embarcaciones en el Club. Ya no queda más lugar y eso demuestra como más gente de Madryn, Trelew, y la zona se van volcando a disfrutar del mar y eso me parece bárbaro”, dice Malevo en el deeck del club, mientras se acercan a saludarlo chicos que descienden de una embarcación tras haber pasado la tarde navegando.
“El Club sigue en permanente crecimiento. Lo vemos desde estos chicos, los más pequeñitos que empiezan a familiarizarse con el mar en la colonia, en la escuela hay mucha actividad, y trajeron varios veleros nuevos de mayor eslora”, detalla Medina reconfortado al ver cómo crece esa institución que lo tiene entre sus pioneros indiscutidos.
“Con el paso de los años la gente se va dando cuenta del lugar que tenemos acá y más personas se vuelcan a la náutica, en veleros o embarcaciones a motor, y el club va quedando chico, lo cual es un inconveniente, pero a su vez es un aliciente”, dice con alegría.

Buenas nuevas para el CNS

“Creo que esto de las tierras que la Municipalidad de Puerto Madryn le dio al Club Náutico ha sido un gran paso después de muchísimos años. Contar con las tierras en donde estará la futura dársena ha sido una de las mejores noticias del 2019 para el club. La comisión directiva viene desde hace muchos años gestionando esas tierras y felicito que ahora se ha podido concretar”, agrega Mariano Medina sobre la promulgación de la ordenanza firmada por Ricardo Sastre antes de concluir su segundo mandato como intendente de la ciudad.
Sostiene que se dio un gran paso, pero queda aún camino por recorrer e insta a seguir teniendo una visión de futuro y de largo plazo, no solo para el club, sino para el crecimiento de Puerto Madryn. “La dársena sigue siendo el gran objetivo. Con mis 80 años no se si la llegaré a ver, pero estoy seguro que la dársena será una realidad en un tiempo no muy lejano”, afirma Malevo al tiempo de señalar que “sin lugar a dudas va a ser un cambio rotundo para la ciudad”.
“Hoy entran entre 15 y 20 veleros por año al Golfo Nuevo, de esos que recorren el mundo, pero son cientos y cientos los veleros que pasan por afuera y no entran porque acá no hay una dársena donde puedan amarrar y tener servicios. Una dársena atraerá más barcos y todo eso generará más trabajo para la gente de Madryn. Falta mucho, pero cada vez falta menos”, dice categórico.